sábado, agosto 25, 2007


“ME ILUMINO DE INMENSIDAD”

Es común pensar que el poema busca la síntesis y la concentración verbal; en cambio, la novela subraya la necesidad de la expansión discursiva. En tal sentido, el cuento es primo hermano del poema porque allí una palabra de más puede significar la caída al abismo y casi el fracaso absoluto. Recuerdo, con viva claridad en mi memoria, un brevísimo texto de Giuseppe Ungaretti, uno de los grandes representantes del Hermetismo en Italia. Lleva por título “Mattina” (Mañana) y dicho poema está constituido por un solo verso:

M’illumino d’immenso

Que en español quiere decir:

Me ilumino de inmensidad

Ungaretti no quiso agregar nada más: dejó la idea de que la luz de la mañana permitía iluminar la interioridad del poeta a través de la inmensidad. Sin embargo, en la lírica moderna hay también la tendencia a la expansión discursiva. Por ejemplo, los poemas de Walt Whitman, Canto general de Pablo Neruda y algunos textos de Pablo Guevara o de Enrique Lihn son manifestaciones de una poesía que no busca la síntesis, sino las complejas enumeraciones casi interminables. Se trata de una postura estética muy respetable pero distinta de la de Ungaretti.
Ese verso “Me ilumino de inmensidad” parece tocar las fibras más profundas de nuestra subjetividad. Sin duda, deja al lector que, con su imaginación, eche luces sobre el sentido de aquella misteriosa pero subjetiva sentencia del poeta.
(Foto: poeta italiano Giuseppe Ungaretti)

lunes, agosto 20, 2007

EL TERREMOTO Y LA COMUNIDAD DE EXPERTOS

Anoche vi un programa de televisión donde se informaba que Hernando Tavera, del Instituto Geofísico del Perú, había realizado un análisis que llegaba a la conclusión de que se iba a producir un sismo en la zona de Chilca, Chincha y Pisco. El documento fue publicado con la debida antelación por Defensa Civil, sin embargo, el gobierno central no tomó ninguna medida al respecto. Indudablemente es imposible predecir con exactitud la hora y el día de un terremoto; pero sí es posible tomar algunas precauciones. Esto me lleva a pensar que a los políticos de turno, en el Perú, no le interesa en lo mínimo la investigación científica. Aquí se invierte muy poco en ciencia y tecnología. Además, se ha producido un divorcio entre la clase política y la comunidad de expertos. Sin duda, en un país donde la educación deja, por lo general, mucho que desear, hay una distancia enorme entre la comunidad científica y el hombre de la calle. No obstante, es la clase política la que debe tratar de amenguar aquella separación tan abrupta entre la ciencia y el hombre de la calle a través de la difusión de la cultura y de los aportes científicos en escuelas, universidades y otros espacios que permitan a los expertos opinar y difundir sus puntos de vista mediante el uso de un lenguaje accesible a la mayoría y con miras a la prevención de desastres. Si los políticos de turno hubieran tomado en serio los análisis especializados de Hernando Tavera, entonces tal vez se habría podido amenguar los efectos del catástrofe. Si el Presidente de la República hubiera leído el análisis del sismólogo, quizá no estaríamos lamentando la enorme pérdida de vidas humanas que ha significado este terremoto. Si el gobierno central se hubiera preocupado en mejorar paulatinamente la infraestructura de las viviendas en el sur del Perú, probablemente hoy las secuelas de este sismo no serían tan devastadoras.

sábado, agosto 18, 2007


TERREMOTO EN EL PERÚ

Pocas palabras para retratar el rostro del desastre. Un terremoto asoló la costa del Perú, en particular la zona sur. Casas destruidas, cuerpos debajo de los escombros, miradas perdidas en medio del desierto. Entristece mucho pensar que Pisco, Chincha, Cañete e Ica sean ciudades destruidas por el furor de la naturaleza. Acercarse al Estadio Nacional de Lima para ayudar con víveres a los que padecen la catástrofe, pero que esperan la solidaridad de los demás. Para consultar sobre las personas heridas, llamar a los siguientes teléfonos:

0-800-10828 (desde el Perú)
(511) 315-6600 (desde el extranjero)

domingo, agosto 05, 2007



50 AÑOS DE RETORNO A LA CREATURA (1957) Y 40 DE CRÓNICA CONTRA LOS BRIBONES (1967) DE PABLO GUEVARA


En 2007 se cumplen cincuenta años de la publicación de Retorno a la creatura y cuarenta de la de Crónica contra los bribones de Pablo Guevara (1930- 2006), extraordinario poeta de la llamada Generación del Cincuenta. Pocos escritores tan coherentemente iconoclastas como él: desmitificador tanto en sus clases como en sus poemas. Descreía del anquilosamiento intelectual y de las modas académicas. Buscaba siempre que asomara el fantasma de la intuición, ese humus creativo que alimenta la auténtica literatura. Una vez le pregunté por qué no empleaba la metáfora de modo consciente en sus últimos libros. Me respondió de manera enfática: “Porque me parece un facilismo”. Creo que es uno de los poetas peruanos más experimentales de la segunda mitad del siglo XX. Textos como “Mi padre un zapatero” significaron la incorporación del legado de la poesía de Ezra Pound y de T.S. Eliot a nuestra lírica. Como tributo al maestro, transcribo el poema “El gesto tuyo”, incluido en Crónica contra los bribones:

En las formas de esta vida peligrosa,
cuando atravesamos Europa y estas terrazas grises
sobre el Sena, a la altura del Puente de Auteuil,
donde hemos visto lo indecible del Amor,
donde encallo, ¿puedo decir entonces que
derivando, fui arrojado?;
¿qué, flotando en violencias,
me trajo la dulzura?


Mientras pasaban sin descanso las chalanas de carga
(corderos de la Champagne, caballos de Irlanda,
quesos de la Normandie, y tanto más
para las Polkas de las Mandíbulas)
entre tantos millares que aquí han perecido,
tras las persecuciones de los Mandarines
¿puedo decir: “París, la Flor de Lys”?