domingo, mayo 20, 2012

Unas palabras acerca de Carlos García Miranda


“El punto por donde pasó un hombre, ya no está solo. Únicamente está solo, de soledad humana, el lugar por donde ningún hombre ha pasado”, sentenció César Vallejo. ¿Acaso el poeta de Santiago de Chuco estaba meditando sobre la súbita muerte que nos acecha desde lejos?  Hace unos días, el joven profesor sanmarquino Carlos García Miranda (1967-2012) partió hacia otros lares. Lo conocí  cuando fue mi estudiante en la Escuela de Literatura de la Universidad de San Marcos. Iconoclasta, polémico,  Carlos fue docente en San Marcos, un gran lector de Mijail Bajtin y persistente estudioso de la literatura colonial. En dos ocasiones, él y yo nos embarcamos en aventuras editoriales. Emprendió, con dedicación y esmero,  la segunda edición de un libro que traduje: Poemas de Paul Éluard. Posteriormente,  editó mi libro La soledad de la página en blanco. Era muy cuidadoso con todos los detalles: la carátula y el tipo de impresión, por ejemplo.  Cuando fui elegido miembro de número de la Academia Peruana de la Lengua,  escribió, en su blog, una nota donde hacía ver su beneplácito por mi designación. Cuando coincidíamos tanto en Lima como en el extranjero, me hablaba siempre, con pasión, de sus proyectos: la idea de difundir el proyecto de Guamán Poma de Ayala o de forjar una nueva editorial en el Perú. Ahora, Carlos García ya no está entre nosotros: quizá alguno de estos días escuchemos sus pisadas en el Patio de Letras para iniciar esa tertulia sin fin sobre la literatura, tertulia que él forjó de modo indesmayable.


No hay comentarios.: