domingo, enero 30, 2011

CENTENARIO DE JOSÉ MARÍA ARGUEDAS


Nacido en Andahuaylas en 1911, antropólogo que comparó las comunidades indígenas del Perú con la de España, investigador de la literatura oral, narrador en castellano y poeta en quechua, José María Arguedas es uno de los nombres imprescindibles de nuestra tradición literaria. Es difícil, quizá imposible, resumir su aporte a la cultura latinoamericana. Su obra tiene disímiles aristas, mas pienso que Los ríos profundos (1958) es tal vez la cumbre del escritor andahualyno por la forma como se sumerge en el pensar mítico andino a través de una prosa llena de la magia de la poesía y de una oralidad que resuena, con sus propios giros, en el ámbito de la escritura. Personajes como Ernesto, Antero, Lleras, Valle, el padre Director y la opa Marcelina configuran una atmósfera llena de conflictos sociales y religiosos que representa, en un microcosmos, el Perú y su frustrado proyecto de constituirse en un país que dé cabida a las diferentes culturas que habitan en su seno. El río Pachachaca, la María Angola, los colonos hacen que la vivencia individual de los personajes que viven en el internado de Abancay, se enlace con el río de la historia y el magma creciente de los conflictos sociales. En 2011 se celebran los cien años del nacimiento de José María Arguedas. Más allá de los discursos de los políticos que aprovechan esta fecha para sus propios fines, creo que es un momento de reflexión: ¿hemos aprendido la inaplazable lección que nos dejó José María? ¿Hacemos un esfuerzo por "vivir feliz todas las patrias", como él lo anheló de modo creciente en su fecunda existencia? El mejor homenaje al escritor andahualyno será no solo leer sus libros, sino en reconocer al otro, vale decir, al diferente cultural, religiosa o socialmente. Sobre la base del reconocimiento del otro, avanzaremos en la senda de constituir un país donde reine la equidad y en cuya diversidad cultural podamos reconocernos a nosotros mismos.

No hay comentarios.: