domingo, diciembre 13, 2015

Presentación de "Las letras y los hombres"

Aquí les dejo el enlace a mi presentación de "Las letras y los hombres", libro de entrevistas de Miguel Ángel Huamán:

https://www.youtube.com/watch?v=Kb6pBmgwy6A

domingo, octubre 18, 2015

"El cielo de las vertientes" de Macedonio Villafán Broncano



            Macedonio Villafán Broncano es docente de la Universidad Santiago Antúnez de Mayolo y autor de una narrativa neoindigenista, heredera de José María Arguedas. Se trata de una escritura transcultural que se manifiesta en Los hijos de Hilario y Cielo de las vertientes, cuento extenso que motiva este comentario.
            La historia comienza con el relato de la muerte del personaje principal: la Flor de las Vertientes, a quien se caracteriza poéticamente sobre la base del uso de ciertas figuras literarias. Se habla del “imán de su mirada” y de “cabellos como cataratas” (p. 9). Luego se produce una analepsis (es decir, un salto al pasado para recontruir la historia). Se trata de un pueblo del “flanco occidental de la Cordillera Negra”. La escena posee un contenido ritual desde una óptica andina y se repite en el  ámbito del tiempo.
            El narrador personaje ocupa la posición de un sujeto migrante que va desde Huaraz a un pueblo cordillerano. La madre del narrador le habla en quechua y le dice a este que invoque “su protección a la madre cordillera” (p. 11). En otras palabras, el estrato de la lengua se vincula al nivel de la cosmovisión a través del plano de la estructuración literaria. Estos tres niveles fueron desarrollados por Ángel Rama en su clásico libro Transculturación narrativa en América Latina. A ello se suma el carácter mágico de la laguna “unida por hilos subterráneos, pacha rurinpa, con las lagunas de la Cordillera Blanca” (p. 11).
            La escena del trajinar del personaje trae a la memoria las andanzas de Ernesto con su padre en Los ríos profundos. Asimismo, el narrador retrata un mundo donde aparecen las danzas, canciones y escenificaciones en quechua.
            En lo que concierne al personaje femenino, la caracterización psicológica es sumamente interesante. La imagen de la luz que cae en el rostro de la Flor de las Vertientes, nombre que evoca la imagen del río arguediano cuyos afluentes parecen unirse en el cuerpo del mismo. En el pasado del narrador se unen las dos cordilleras: “mi familia es de un pueblo de la Cordillera Blanca; mi abuela paterna era en cambio de un pueblo de la Cordillera Negra” (p. 14).
            Como telón de fondo aparece no solo la migración del personaje a Lima, sino, sobre todo, las luchas sindicales que se manifiestan en todo Huaraz cuando el narrador retorna a su pueblo natal. Se trata de los tiempos del gobierno dictatorial de Francisco Morales Bermúdez y de la creación de la Universidad Santiago Antúnez de Mayolo, entre otros sucesos de la época.
            Cielo de las vertientes posee una estructura circular: empieza y termina con la muerte de la Flor de las Vertientes. Al final del relato se revela, con notoria fuerza, el pensamiento mítico andino: “Yo (…) veo dos rostros, en la parte alta al pie de la Mamapacha que has dicho, a una señora también anciana, con cabellos sueltos a ambos lados; más abajo a una muchacha morena cuyos cabellos son las aguas de la pakcha grande, de la catarata. Ah, dijo, la primera es la Madre Cordillera Negra y la muchacha su hija. Siendo de la Cordillera Blanca, amarás a la Cordillera Negra y a su hija. Ella será una muchacha de estas tierras que te amará toda su vida y tampoco tú podrás olvidarla nunca” (p. 62).

            Sin duda, Cielo de las vertientes es un cuento logrado, situado en el ámbito del neoindigenismo. Denota la fuerza poética del quechua que impregna el castellano como en esos relatos de Ciro Alegría y José María Arguedas donde la oralidad aparece, en un imponente concierto, en la escritura y teje recuerdos perdurables en la memoria.

lunes, octubre 12, 2015

Una conferencia sobre "La civilización del espectáculo de Mario Vargas Llosa"

El jueves 15 de octubre, a las 7:00 p.m., en la Casa de la Literatura Peruana, daré una conferencia que lleva por título "La civilización del espectáculo" de Mario Vargas Llosa.

jueves, julio 16, 2015

Presentación de mi libro "Fulgor en la niebla"

Se presentará mi libro "Fulgor en la niebla":

Día: martes 21 de julio
Hora: 7:00 p.m.
Lugar: Sala Ciro Alegría de la Feria Internacional del Libro

lunes, julio 06, 2015

Conferencia sobre Mario Vargas Llosa y Octavio Paz

Aquí dejo un enlace a una conferencia acerca del concepto de cultura en la ensayística de Mario Vargas Llosa y de Octavio Paz:

 https://www.youtube.com/watch?v=acs3YbGtrW4


domingo, junio 28, 2015

Presentación de la segunda edición de mi libro sobre Octavio Paz

Presentación de la segunda edición de mi libro "El cántaro y la ola. Una aproximación a la poética de Octavio Paz" y conferencia sobre Mario Vargas Llosa y Octavio Paz frente al concepto de cultura. Día: miércoles 1 de julio Hora: 7:00 p.m. Lugar: Casa de la Literatura Peruana Participan: Enrique Bruce, Selenco Vega y Alejandro Mautino.

sábado, febrero 28, 2015

Falleció el ensayista Eduardo Orrego Acuña/ Sandro Chiri Jaime



El pasado jueves 26 de febrero dejó de existir el poeta, traductor y ensayista Eduardo Orrego Acuña (Lima, 1969-2015). Historiador de profesión, Orrego se formó en la Universidad de Hëlidelberg (Alemania) y continuó luego estudios de posgrado en Latin American Studies en Georgetown University (EEUU). Como traductor es conocida su versión al alemán de la poesía de Javier Heraud, que Francisco Campodónico editó en 1994 con el rótulo Yo soy el río que viaja dentro de los hombres. Su interés por la literatura se evidenció con la temprana publicación de su poemario Revelaciones (1991), donde el poeta Antonio Cisneros, en la nota introductoria, anotaba: "Una nostalgia por la infancia perdida, los ritos del retorno, la historia, el mundo de los sueños, son exorcismos contra el paso del tiempo y la distancia. Desdel la reflexión hasta un irónico rap llevan el nuevo sello de este poeta nuevo". Sus ensayos sobre los viajes americanos de Alexander von Humboldt, las reflexiones literarias de Octavio Paz y su larga entrevista al historiador Pablo Macera ameritaron el interés del público lector. El año pasado, Eduardo Orrego Acuña rememoró la faceta de traductor, poeta y ensayista de Javier Sologuren en una brillante conferencia brindada en el auditorio de la Casa de la Literatura Peruana. ¡Que la música de Bach acompañe su viaje eterno! 

martes, febrero 17, 2015

Algo más sobre la "ley pulpín"




            El lenguaje no es un reflejo de la realidad, sino que representa esta última a través de un intrincado juego de conceptos. La moderna lingüística cognitiva, además, sustenta que el pensamiento humano es, en gran medida, de índole metafórica. En tal sentido, las metáforas no solo estructuran nuestro pensamiento, sino también guían nuestras acciones en el mundo. Un aspecto, sin duda, relevante es que las metáforas poseen eficacia argumentativa, pues permiten sustentar nuestro punto de vista y desacreditar la perspectiva ideológica de nuestros opositores.

            El reciente caso de la ley pulpín ilustra cómo el término “pulpín”, en tanto expresión metafórica,  permite desacreditar una ley aprobada por el Congreso de la República y quitarle legitimidad en el concierto de la vida social. Originalmente, la mencionada ley tenía como propósito el de incentivar el empleo, por parte de las empresas, de mano de obra no calificada, representada por más de dos millones de jóvenes entre dieciocho y veinticuatro años de edad. Sin embargo, los opositores a dicho marco legal tuvieron la feliz idea de designarla con el nombre de ley pulpín. Dicha denominación tuvo un indudable éxito en los medios de prensa. La metáfora se había convertido en un enunciado de enorme fuerza persuasiva que poseía la solidez de un argumento. Como dicen Chaïm Perelman y Lucie Olbrechts-Tyteca, “No solo la argumentación concreta implica la existencia de clasificaciones, sino que a veces incluso tales clasificaciones permiten descalificar lo que no se inserta en ellas y, por esta razón, parece defectuoso” (2006, p. 208).
            Veamos el origen de la palabra. El término “pulpín” procede de la jerga callejera y remite a una bebida de néctar llamada “pulp” cuya publicidad parecía estaba dirigida a los menores de edad debido a su diseño infantil: “El producto tiene un envase de cartón con una forma semi triangular, buscando darle la forma de un auto, para ello utiliza colores llamativos y dibujos en todo el envase” (Anónimo, 2014). Si seguimos la lógica de los emparejamientos metafóricos establecida por Georges Lakoff y Mark Johnson (1990), podemos afirmar que la ley está dirigida a jóvenes concebidos como seres con falta de inteligencia y, por ello, evidencia la noción de que los muchachos de dieciocho o veinte años de edad son susceptibles de ser manipulados por un discurso que, a la manera de un texto publicitario, tiene como objetivo el de arrasar, de modo encubierto,  con los derechos laborales de los jóvenes.  Por eso, “pulpín" se asoció con el término popular “monse” o “sonso”.
           
            Además, Perelman y Olbrechts-Tyteca señalan el papel del ridículo en la argumentación: “El ridículo es lo que merece ser sancionado por la risa (…). Esta última es la transgresión de una regla admitida, una forma de condenar una conducta excéntrica, que no se la juzga bastante grave o peligrosa para reprimirla por medios más violentos” (2006, p. 321-322). Cuando una ley es calificada de “pulpín” se busca provocar la risa en el auditorio, el cual no la tomará en serio porque viola los principios de la lógica, pues un mecanismo legal no puede ser calificado como un sinsentido o un absurdo. Se trata de reírse no solo de un marco jurídico, sino también del Congreso y, por extensión, de la poca legitimidad de los Poderes del Estado que se han desarrollado a espaldas de las demandas del pueblo y no han establecido una auténtica democracia con igualdad de oportunidades para todos.
            La ley pulpín quitaba derechos a los jóvenes, por ejemplo, no admitía la posibilidad del pago de cuenta de tiempo de servicios y establecía el principio de desigualdad en el ámbito laboral. Dicha injusticia y falta de equidad evidencian cuán desigual es la sociedad peruana y de qué manera trata, de modo discriminatorio, a los muchachos entre dieciocho y veinticuatro años negándole oportunidades de ingresar a un puesto de trabajo en igualdad de oportunidades. La metáfora ley pulpín tuvo una repercusión ostensible y desacreditó, desde el punto de vista argumentativo, la seriedad de  dicho marco legal ridiculizándolo y provocando la risa del auditorio. El orador había persuadido a su audiencia a través del acertado uso de un procedimiento metafórico. Al fin y al cabo, el pensamiento humano es, como lo dicen Lakoff y Johnson, de naturaleza metafórica.

Anónimo (2014). “Cónoce de dónde proviene el término ‘chibolo pulpín’” .http://www.rpp.com.pe/2014-12-18-conoce-de-donde-proviene-el-termino-chibolo-pulpin-noticia_752140.html (Recuperado el 17-02-15).
Perelman, Ch. & Olbrechts-Tyteca (2006). Tratado de la argumentación. Madrid: Gredos.

Lakoff, G. & Turner, M. (1990). Metáforas de la vida cotidiana. Madrid: Cátedra.

viernes, febrero 13, 2015

Conferencia sobre Jorge Luis Borges y la traducción

Dejo un enlace a un video de mi conferencia inaugural del congreso "Jorge Luis Borges y la traducción literaria" que se realizó en Ceará (Brasil) en 2014:

https://www.youtube.com/watch?v=esJd5hnLJMQ

miércoles, enero 14, 2015

El caso de "La cautiva"



El procurador antiterrorista Julio Galindo ha dicho que no ha visto la obra teatral "La cautiva", pero tiene pruebas de que en ella hay apología del terrorismo. En primer lugar, ¿puede alguien opinar, con fundamento, acerca de una obra que no ha visto? ¿Puede una persona, con sensatez y buen juicio, emitir un parecer acerca de un libro que no ha leído? De ninguna manera, primero debería ver la obra. Segundo, es urgente que siga un curso de Teoría Literaria I donde le expliquen qué es una ficción artística. Tercero, es imprescindible que curse una asignatura de Historia del Teatro para que se sitúe históricamente y pueda tener elementos para emitir una opinión justificada. Una ficción no se confronta directamente con la realidad, pues no es una copia de esta. Sin duda, se trata de una verdad de perogrullo y resulta ofensivo que un funcionario que representa al Estado peruano opine de una manera tan irresponsable. Esperemos que la sensatez triunfe y, por lo tanto, el despropósito quede estrangulado en la arena. Una ficción artística puede discutirse con criterios estéticos o sociológicos o políticos, pero no prohibirse porque ello atenta contra la libertad de pensamiento. La controversia es iluminadora cuando se halla bien planteada, pero no la intolerancia ni el autoritarismo.