sábado, abril 16, 2011

Jorge Eduardo Eielson en el recuerdo (final)


Una vez escuché decir a Wáshington Delgado que, para él, la primera mitad del siglo XX en la poesía peruana estaba dominada por César Vallejo; en cambio, la segunda, por Jorge Eduardo Eielson. Creo que en ambos poetas es posible encontrar las más representativas vertientes de la lírica peruana contemporánea. Por ejemplo, el legado modernista se halla en Los heraldos negros; la impronta simbolista (tan esencial para el movimiento artístico de Rubén Darío) está en Reinos. El poeta de Santiago de Chuco llegó con Trilce a la cumbre de la literatura vanguardista; el escritor limeño pergeñó un imaginario neovanguardista en Habitación en Roma. París significó la modernidad para Vallejo; Roma lo fue para Eielson. Resulta ilustrativo que ambos escritores concibieran algunos de sus más grandes poemas en Europa; sin embargo, siempre se respira allí una visión crítica de la modernidad occidental. Eielson critica el peligro nuclear y el reinado de la sociedad de consumo en Roma; Vallejo, por su parte, en "La rueda del hambriento", retrata la miseria del migrante en París. Sin duda, el mejor homenaje a un poeta es leerlo y hacer que su mensaje perviva a lo largo del tiempo. Detengo este breve comentario para sumergirme en la relectura de Habitación en Roma, un poemario imprescindible de la literatura latinoamericana.

2 comentarios:

Nicolás I. Cáceres C. dijo...

Hola, me llamo Nicolás Cáceres y quisiera comentarles que acabo de publicar mi primer libro en un blog. Se titula La Rebelión De Los Insectos.
Sería un agrado para mí que lo leyeran, es gratis.

www.lacoloredad.blogspot.

Radulescu Ximénez dijo...

un poemario de polendas, Habitación en roma, profesor. me cautiva, sobre todo, "Foro romano". Eielson es un autor imprescindible para comprender el proceso poético peruano, definitivamente. saludos
(Roy Vega)