martes, julio 27, 2010

UN NUEVO LIBRO SOBRE CARLOS OQUENDO DE AMAT


El ensayo es un género de inquisidores, de aquellos que se interrogan incesantemente sobre temas claves. Todo buen ensayo es provocador, pues busca incentivar la polémica y producir nuevas interpretaciones que echen luz acerca del objeto de estudio. Selenco Vega Jácome (Lima, 1971), poeta y narrador laureado, acaba de publicar Espejos de la modernidad: vanguardia, experiencia y cine en 5 metros de poemas (Lima: Universidad San Ignacio de Loyola, 2010).

El libro comienza con una frase de Mario Vargas Llosa, quien al recibir el Premio Rómulo Gallegos de 1967, evocó la figura de Carlos Oquendo de Amat: "Hace aproximadamente 30 años, un joven que había leído con fervor los primeros escritos de Bretón, moría en las sierras de Castilla, en un hospital de caridad, enloquecido de furor". Dicha sentencia del escritor arequipeño sirve a Vega como un acicate para adentrarse en
5 metros de poemas. Se analizan los rasgos vanguardistas de este poemario poniendo énfasis en su estructura interna y carácter visual. Asimismo, se plantea una confrontación entre la vanguardia europea y la desarrollada en Latinoamérica, donde cobró auge el influjo del surrealismo, el cubismo, el futurismo y el ultraísmo. Vega se centra en dos autores esenciales para caracterizar la recepción crítica de la vanguardia europea en el Perú: José Carlos Mariátegui y César Vallejo. El Amauta vio el fenómeno vanguardista como una posibilidad de superar la herencia hispana; el poeta de Trilce criticó duramente el surrealismo considerando a este como una mera receta de hacer poemas.

Posteriormente, Vega hace un balance de la crítica sobre Oquendo de Amat examinando los aportes de Luis Monguió, Luis Alberto Sánchez, Augusto Tamayo Vargas, Carlos Germán Belli, Mirko Lauer, Raúl Bueno, Edgar O'Hara y Ricardo González Vigil. Este procedimiento permite que el investigador dialogue creativamente con las ideas de los críticos que han estudiado
5 metros de poemas. Ello lleva a Vega a interrogarse sobre el papel que cumplen el cubismo, el futurismo, el creacionismo, el ultraísmo y el simultaneísmo poético en el poemario de Oquendo de Amat. La noción de ruptura de la linealidad, tan vigente en la poética cubista, cobra relieve en la estética oquendiana. En tal sentido la corriente literaria de Guillaume Apollinaire implica una idea de espacio absolutamente distinta, donde dialogan la pintura y la poesía de modo fructífero.

En la segunda parte de
Espejos de la modernidad..., se desarrollan los fecundos lazos entre el cine como discurso y 5 metros..., sobre la base de las propuestas de Walter Benjamin y su teoría de la experiencia. Sabemos que el pensador alemán distinguía entre "experiencia irrepetible" y "experiencia repetible". En la modernidad predominan las experiencias automatizadas, hecho que se observa en el cine y su reproducción técnica: de una película se pueden sacar infinitas copias y ello implica la pérdidad del aura, ese momento irrepetible en el cual el sujeto capta el mensaje de una obra y así se inserta en la tradición y la historia. Partiendo de esas ideas de Benjamin, Vega aborda el papel que tiene el cine en 5 metros analizando poemas como "Réclam" o el "Film de los paisajes". Cine, modernidad, Nueva York son ejes fundamentales para comprender plenamente la cosmovisión del poeta peruano.

Espejos de la modernidad... es un libro imprescindible para la hermenéutica de la obra de Oquendo de Amat. Hay una prosa fluida, un buen rigor metodológico y un recorrido apasionante por los vericuetos de la obra de Carlos Oquendo de Amat. Mención especial merece la cuidada edición de la Universidad San Ignacio de Loyola que inaugura, con este libro, su Unidad de Publicaciones, destinada a difundir los aportes de sus profesores e investigadores. En fin, el volumen de Selenco Vega confirma que en él no solo hay un poeta y narrador de polendas, sino también un ensayista sugestivo y polémico.

domingo, julio 04, 2010

CÉSAR MORO VISTO POR MARIELA DREYFUS


Poeta torrencial y polémico, César Moro (1903-1956) es uno de los fundadores de la lírica peruana contemporánea. Escribió gran parte de su poesía en francés; asumió, con originalidad y convicción, el surrealismo en tanto práctica vital; dotó a su obra poética de una suerte de paroxismo, donde destaca su reflexión acerca de la locura, una especie de diosa para los surrealistas; y dejó un ejército de poemas que aún espera el asedio crítico sistemático y sugestivo.

Mariela Dreyfus, una escritora consagrada que tiene en su haber poemarios como
Placer fantasma (1993) y Ónix (2001), ha decidido emprender la exégesis de la compleja obra de Moro. Ello ha dado como resultado el libro Soberanía y transgresión: César Moro (Lima: Universidad Ricardo Palma, 2008). La ensayista se sumerge en la vida del poeta comprendida como una travesía, es decir, un viaje interminable, marcado por la pasión y la fe en la escritura. Los poemas primigenios, el viaje a París, la etapa mexicana de Moro, la elección del francés como lengua poética, la opción homosexual, los lazos del autor de La tortuga ecuestre con la vanguardia a través del cristal de la revista Amauta de Mariátegui, la militancia surrealista, el retorno a Lima y la muerte del poeta en una casi absoluta soledad.

Posteriormente, Dreyfus aborda el amor como tema en la poesía de Moro poniendo de relieve los vínculos con el surrealismo y la imaginación homosexual. Asimismo, analiza los vasos comunicantes entre la poesía y la plástica de Moro a través de la noción de poema-collage y de los vínculos entre la pintura y la lírica surrealistas. Cabe resaltar la exégesis del bestiario moreano a través de una lectura atenta de los poemas.

Sin duda, el libro tiene algunos aciertos: traza el recorrido vital de Moro en tanto poeta y pintor, y asedia el universo semántico de esta poesía; sin embargo, posee algunas falencias. Por momentos, se detiene, quizá excesivamente, en los datos biográficos del autor. Además, me diera la impresión de que hubiera faltado el empleo de ciertas categorías teóricas algo más rigurosas para explicitar el universo figurativo de poemarios como
La tortuga ecuestre. Por ejemplo, hubiera sido interesante analizar más la "enumeración caótica" (concepto propuesto por Leo Spitzer) como procedimiento estilístico en la obra moreana.

Estas observaciones -- enunciadas con espíritu constructivo-- quizá puedan servir de acicate para que Mariela Dreyfus continúe en la senda de la investigación literaria, tributando nuevos enfoques que iluminen, aún más, la fulgurante poesía de ese genio de la palabra llamado César Moro.