domingo, noviembre 07, 2010

LAS PREGUNTAS DEL ORNITORRINCO


La entrevista a escritores implica una nueva forma de acercarse al universo imaginario que se configura en un poema o novela o cuento. A veces, la declaración de un poeta dicha a un periodista o crítico literario puede ser altamente significativa y trascender las fronteras del tiempo, tal es el caso de Stéphane Mallarmé, quien afirmó a Jules Huret, en 1891, que la poesía debía ser sinónimo de sugerencia y jamás nombrar los objetos de modo literal.
Ricardo Ayllón acaba de publicar
Las preguntas del ornitorrinco. Diálogos con la literatura peruana (Lima: Orem, 2010), donde da a conocer quince entrevistas realizadas a escritores como Oswaldo Reynoso, Óscar Colchado, Cronwell Jara, Juan Cristóbal, Maynor Freyre, Jorge Luis Roncal, Ricardo Virhuez, Enrique Rosas Paravicino, entre otros. Estos diálogos fueron publicados originalmente en una revista virtual llamada El ornitorrinco, de ahí surge el título del libro materia de esta nota. ¿Una característica de los autores entrevistados? La gran mayoría procede del interior del país: Reynoso, de Arequipa; Rosas, de Cusco, etc. En gran medida, el libro de Ayllón se convierte en un espacio para cuestionar el centralismo limeño y abrir una cantera para el profundo conocimiento de la literatura que se hace en otros lares distintos de "Lima, la horrible", frase con la que caracterizó a la tres veces coronada villa el gran poeta César Moro.
La mejor entrevista es la realizada al autor de
Los eunucos inmortales. Allí el escritor arequipeño cuenta cómo se sumergió en la lectura de autores como Rimbaud, Baudelaire y Rilke; además, relata su larga estancia en China y su comprensible dificultad de aprender el idioma chino en Pekín. Llega a decir: "Si yo hubiese querido escribir sobre las clases sociales, hubiera hecho un libro sobre sociología, pero lo que hice fue una novela. Lo que pasa es que hicieron esa interpretación de mi libro (En octubre no hay milagros) porque nuestra crítica literaria durante muchos años ha estado impregnada de un sociologismo desfavorable" (p. 99). Interesante observación porque Reynoso rescata el trabajo de filigrana con el lenguaje que se manifiesta en todo gran escritor. Actualmente, en la crítica literaria peruana, pareciera estar de moda olvidarse de la forma literaria y reducir el poema o cuento o novela a un mero repertorio de temas que se asocia con el acontecer político de una nación. Reynoso defiende los predios de la literatura: el perfeccionamiento de un estilo a lo largo de los años, mas no cae en la tentación formalista. El escritor puede representar, imaginariamente, el acontecer político, pero lo hace a través de un gran repertorio figurativo y simbólico que se respira en sus obras.
Óscar Colchado habla de
Cholito en los andes mágicos (1985) imaginando que su célebre personaje pudiera ser un dirigente que conduzca los destinos del Perú. Cronwell Jara alude al placer que le tributa tener a su cargo innumerables talleres de narrativa y cómo esa experiencia alimenta su experiencia como escritor. Juan Cristóbal evoca los tiempos en los que formó parte del importante grupo "Piélago" al lado de escritores de la talla de Gregorio Martínez y Juan Ojeda.
Las preguntas del ornitorrinco es un libro valioso por muchas razones. La más importante es porque permite entrar a los vericuetos más íntimos de la creación artística, a los grupos literarios, a las experiencias de las cuales se nutren algunos grandes escritores y a partir de las cuales construyen sus universos imaginarios.

No hay comentarios.: