domingo, abril 11, 2010

ORQUÍDEA DE SOMBRA DE GONZALO RAMÍREZ


Un primer poemario es siempre un camino tortuoso. Algunos poetas peruanos comenzaron con grandes libros: Simbólicas es un caso indubitable. Con él, José María Eguren se erige como uno de los fundadores de la poesía contemporánea en el Perú. Otros, como César Vallejo, empezaron con libros disparejos. Los heraldos negros tiene poemas notables, pero como propuesta no cuaja plenamente. El poeta de Santiago de Chuco busca aún liberarse, en aquel poemario, de las cadenas del Modernismo.

El caso de Gonzalo Ramírez Herrera (Lima, 1983) es ilustrativo. Su primer poemario, Orquídea de sombra (Lima: Borrador, 2009), revela un buen manejo del verso libre y un cuidadoso trabajo con el escandido de los versos, hecho que recuerda el experimento de Octavio Paz con los signos en rotación, donde las palabas se mueven a lo largo del espacio de la página en blanco y se convierten en una provocación para el lector. Se trata de dieciocho poemas, algunos breves y otros más extensos. Allí predomina la temática amorosa y, en particular, el recorrido por el cuerpo de la amada: “Destruyo flores:// mi sensación de tierra fría/ de párpado a descanso/ no vuelve.// Tu encuentro es un paso firme/ que no presiento// que persigo”.

La naturaleza parece reaccionar violentamente: la brisa nocturna muerde las palabras del poema. Los límites entre la noche y el yo poético no parecen claros: el hablante pareciera tener bordes oscuros. Imágenes de gran agresividad verbal pululan en dicha atmósfera: “Ellos sol tu cuerpo abierto a dos palmos/ mas no estallo”.

Respecto del cuerpo, este se manifiesta como algo que se une al poema (“Mi cuerpo se incorpora al verso”) o como un objeto borroso o parecido a un olmo o una estructura que se puede levantar con las palabras (“Ansío elevar tu cuerpo en cada sentencia”). Metáforas de un desplazamiento continuo de los sujetos y de un transcurrir sin fin dan cuenta de cómo la persecución de las cosas puede conducir a la calma o a la inmovilidad.

Orquídea de sombra es un buen primer libro. Algunas experimentaciones no cuajan: poner notas a pie de página a ciertos poemas no se justifican. Este procedimiento, empleado por T.S.Eliot en Tierra baldía, no contribuye a darle mayor densidad al universo representado. Sin embargo, Gonzalo Ramírez ha puesto una primera piedra. Sus siguientes libros, ojalá, confirmen nuestras expectativas.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Dr. Fernández Cozman, me permito sugerirle -ya que está comentando respecto a nuevos autores y primeros poemarios- que efectúe una crítica al poemario "prepaaraciones anatomicas" de Mario pera, he leído el mismo y me parece muy recomendable (salvo algunos errores comunes a todo joven escritor) como estudiante de literatura me gustaría su crítica u opinión... a ver que tan distante está de la mía.

Ojalá puede hacerlo.

saludos,

José Luis Morales
PUCP

Camilo Fernández Cozman dijo...

Estimado, José: Estoy terminando de leer el libro de Mario Pera. La pròxima reseña serà sobre su poemario.

Anónimo dijo...

Dr. Fernández Cozman, veo que mi opinión no dista mucho de la suya respecto al poemario de Mario Pera, me da gusto saber que le pareció una publicación destacada tanto como a mí, sobre todo para ser una "opera prima". Saludos,

José Luis Morales
PUCP

Militza dijo...

Dr. Fernández:

Somos las editoras de Casa de Citas. Conocemos a Gonzalo Ramírez y queríamos saber si nos permite publicar su reseña en nuestro próximo número (que sale en junio). Por favor, avísenos.

Muchas gracias y saludos,

Militza Angulo
Miembro del Comité Editorial de Casa de Citas. Revista de Literatura

Camilo Fernández Cozman dijo...

Estimada Militza:
Puedes publicar esta reseña, pero envíeme un ejemplar a mi domicilio, por favor:

Av. Los Almendros 265 - Dpto. 101
La Molina (Lima 12)

Un saludo,

Camilo Fernández