domingo, septiembre 20, 2009

NOCTURNO DE HENRY RIVAS


Henry Rivas Sucari (Arequipa, 1976) es un poeta surgido en los claustros universitarios. Estudió literatura en la Universidad San Agustín, luego cursó la maestría en literatura peruana y latinoamericana en la Universidad de San Marcos. Nocturno (2008) es su primer poemario. La primera sensación que puede tener el lector es que se trata de un autor que tiene talento para la escritura: maneja, con acierto, el ritmo y asocia metáforas de diferente prosapia.


Sin embargo, un problema irrumpe en el libro: algunas imágenes revelan la impronta de la literatura romántica decimonónica y, por lo tanto, son convencionales en desmesura: "Te quiero entre las lumbres y las esquinas solitarias/ Entre el cobijo de un saco viejo y un cigarrillo viejo"; "Mis ganas de entenderlo todo, saborearlo, conquistarlo,/ pisotearlo/ Y amarlo, me llevaron por el extravío y la divinidad de/ la locura". La asociación entre amor y locura configura una propuesta no muy original en el ámbito de la poesía actual. Otro ejemplo: "Hay ciudades que te devoran la garganta/ Que acogen tu espacio en un tierno beso". Nuevamente, la yuxtaposición de "beso" y el adjetivo "tierno" le quita fluidez a los versos y hace que el fantasma del lugar común invada el territorio del arte.


¿Conclusión tentativa? La poesía es una búsqueda de nuevas vías de expresión. No podemos repetir propuestas osificadas en la tradición literaria. Saludamos este primer intento de Henry Rivas, pero nosotros, sus fieles lectores, les sugerimos que cambie de rumbo y así su poesía ganará intensidad, sutileza y capacidad de sugerencia.