viernes, noviembre 30, 2007


CONGRESO INTERNACIONAL “HETEROGENEIDAD, HIBRIDEZ Y TRADUCCION”
07 al 09 de diciembre de 2007


Lugar: Centro Cultural de la UNMSM – La Casona (Av. Nicolás de Piérola 1222- Lima)

Reunirá a especialistas del mundo entero para resaltar una emergente y fuerte tendencia hacia las investigaciones, evaluación y producción de escritos y disertación sobre traducción.

Organizan: Nida Institute y American Bible Society.

Colaboran: Universidad de Murcia, Universidad de Urbino, Universidad de Roma "La Sapienza", Instituto para la Erudición Bíblica Eugene A. Nida de la Sociedad Bíblica Americana, Sociedades Bíblicas Unidas, The Summer Institute of Linguistics, Centro para la Traducción, Cultura y Comunicación (CETRA), Sociedad de Literatura Bíblica y el Centro de Estudios Literarios Antonio Cornejo Polar.

Costo: Incluye inscripción y materiales

Participantes provenientes de Estados Unidos y Europa: $120 Euros

Participantes provenientes de Latinoamérica: $50 Dólares

Estudiantes de los Estados Unidos: $50 Dólares

Estudiantes peruanos entran gratis

Informes: http://www.nidaconference.com/

sábado, noviembre 24, 2007

JACQUELINE/ MANUEL BANDEIRA


Jacqueline murió niña.
Jacqueline muerta era más bella que los ángeles.
¡Los ángeles!... Bien sé que no existen en ninguna parte.

Lo que sí hay mujeres que mueren siendo aún niñas.
Hubo un tiempo en que yo miraba tus retratos de niña
como ahora miro la pequeña imagen de Jacqueline muerta.

¡Eras tan bella!
Eras tan bella, que merecerías haber muerto a la edad de Jacqueline
-Pura como Jacqueline.


Manuel Bandeira (1886-1968). Gran poeta brasileño, autor de Libertinaje (1930) y Estrella de la mañana (1936), entre otros poemarios.

viernes, noviembre 16, 2007


ESTUARDO NÚÑEZ OBTIENE IMPORTANTE PREMIO

El investigador Estuardo Núñez acaba de obtener el Premio Southern 2007 como un verdadero reconocimiento por ser un "pionero en la difusión de la investigación literaria en nuestro país" (
http://www.pucp.edu.pe/noticias_pucp/index.php?option=com_content&task=view&id=2452&Itemid=1). Efectivamente, el término "pionero" es el que mejor retrata la importancia de Núñez en el ámbito de la cultura peruana. Su libro La poesía de Eguren (1932) significa la fundación de los estudios literarios en el Perú desde el punto de vista de la hermenéutica de los discursos. Núñez es, cronológicamente, el primer especialista que aborda rigurosamente la obra de un poeta peruano fundador como el autor de Simbólicas (1911). En su libro de 1932, Núñez evidencia un profundo conocimiento de la poesía francesa de tendencia parnasiana y simbolista; asimismo, respeta la ficcionalidad del texto poético y realiza análisis intertextuales, pues confronta la lírica de Eguren con la de Manuel González Prada. En 1938, salió a luz Panorama actual de la poesía peruana, donde se califica por vez primera a César Vallejo como poeta expresionista. Núñez estudia la producción literaria de este y la confronta con la lírica de algunos expresionistas alemanes. Aquel merece el Premio Southern sin ningún resquicio de duda por ser uno de los fundadores de la investigación literaria en el Perú.

domingo, noviembre 11, 2007

NINGÚN LIMBO BAJO EL SOL*/ PAUL GUILLÉN

“Tanto te soñé desnuda que he perdido el Sol”

1.

El revés de las cosas pierde su realidad y se convierte en un cable pelado, un sol que alumbra las estaciones se detiene en la ficción de lo existente, la luz del día girando en el poema.


Imagina lo blanco sobre lo blanco, su sombra, su contorno, el perfil de la materia y la trilogía del mar, una galaxia entera fallece entre los restos de tu rostro pétreo.

En el prado: la música, los insectos, las lágrimas caen sobre los pétalos y vomitan sobre un rosal sanguíneo y curvo.


Tus ojos ven la ebullición de una espina en la córnea, y el poema empieza a sangrar y desfallece de nuevo. Y en el incendio de esta fiesta pienso y me consumo aguantando el mundo que me aprisiona y me asfixia - no poder arriesgar el seso ni las manos menos el silencio, si me acompañaras una noche por este camino verías que lo obsceno es más negro que mis venas. En este instante no desarmes mis palabras no desarmes mis instancias mis esencias de oro verde.

La herida estalla como un látigo en el poema, el dolor se acrece en los pantanos, pero tu dolor inasible bajo las formas del absente vive en esa boca callada - evocas la combustión de los planetas ese corazón putrefacto que se quiebra a pedazos gélidos, humana Capital de las dolencias, derruida en el recuerdo y el absurdo.

Pero tú vuelves al poema.

No puedo rendirme en conseguir la imagen perfecta debo pronunciar miles de palabras para encontrarte o perseguirte: “y, sí, Amor es una bella palabra”. Desde el amor, el poema se niega a seguirme, se aleja cada día más negando la convicción que antes tenía, desde el silencio, se niega en arribar a la otra margen. Ese cable pelado que destila la ponzoña del mundo - nudos que contradicen la armonía de los crepúsculos ¿para qué seguir nombrándote y seguir sufriendo en el poema?


2.

Dos cuerpos permanecen opuestos en la cama sus sombras respiran junto a la pared, el espíritu se va en cada bocanada, la inmateria como prolongación de la Belleza, el primer fuego como extinción del lecho nupcial. Tu cuerpo desnudo ocupa toda la habitación y me aprisiona contra las paredes, no puedo respirar el fuego de tu vientre, debo morder con suavidad esa sustancia, morder porque mi boca necesita del líquido verde de tus pasos contempla cómo en una cueva una fiera salvaje se inunda de recuerdos y los minerales penetran por sus poros y forman nuevos seres si alguien creciera dentro de ti nunca te darías cuenta del momento de la transformación sólo notarías una pequeña cantidad de agua fétida chorreando las iluminaciones, finalmente podría llamarte Sofía pero ¿acaso ese fue tu nombre?

3.

Podrías decir que lo elemental del hábito es bailar con la muerte en una feria provinciana - ese lenguaje mudo en las eses pierde su realidad o tú pierdes tu realidad y te vas borrando, tal vez, todo esto sea una bella mentira. El celador todo el día no te deja salir del mundo y te hace hablar del peso, del zapato y del astro. Pero tú guardas en tus sesos un pedazo de ala, un pedazo de sol y un pedazo de kilo. Eres el moribundo aquel, el que cae bajo el sol de mayo abatido y su piel arde en cenizas, siempre en descenso, también, eres la víctima mayor de un incendio, por eso, tu rostro está roto, cojo, amoratado ¿se nota esa parte en el poema? La poesía como un péndulo ahuecado con casas y citas bordadas en un líquido celeste que no me atrevo a consumir - todo ello parece un signo de inmovibilidad, donde los Dioses dejarían constancia de su paso por el mundo mediante el incesto mortal. Lo hemos intuido hace miles de siglos desde otras galaxias y otros símbolos. Habito más que el infierno y me consumo en llamas en esta Villa, herido por la rotación de los planetas que se suceden en el poema horadando la presión y el patíbulo.


4.

El cielo se derrumba sobre el poema. Son como restos de un naufragio, como una hoja de nuez perdida en la cabeza, como un inmenso túnel pegajoso que nunca acaba. Para qué sigues mirando al cielo si el derrumbe lo perdió todo - voltea tu mirada hacia las sirtes del mundo. No poseo la madurez para hablar de tu talento sólo puedo hablar del mundo donde habitas junto al silbo de los aires amorosos oh tus ínsulas extrañas oh tus ríos nemorosos no temeré a la fieras y andaré por bosques y fronteras o no seré nunca más nadie.


5.

El poema calla su luz no aguanta las molestias de ser una cosa inerte a veces yo mismo me niego y pendo como un hielo desde la torre más alta. Finalmente, ¿desbrozarás el cáliz de fuego de tus propias palabras? Vivir encerrado sin necesidad de la palabra es como para morirse ahogado en sempiternas corrientes submarinas y, así, resurgir con el verano sangriento amarrado a una camisa de fuerza violado y morado junto a peces de colores


6.

Una muñeca de museo te hace una muesca desde el relente de las horas te pide que confieses tu historia secreta - cierras los parpados. Recuerdas toda la historia como en una mano vacía, se te caen pedazos de historia, los desperdicias en la sección sexta, te distraes con el ruido de las teclas, con la picazón de tu cuerpo y te desvías de la noche. El ojo se abre, lo cierro y se consume, los residuos de luz destierran a los insectos. Soy el único vestigio del vértigo. Soy aquel ser sin rostro que el vacío niega, soy quien anuda su vientre, su páncreas a las palabras, sin órganos, sin rostro y sin deseo. El poema no trastoca el fluir de tus córneas sólo espera que tras los tenues hilillos de luz la sombra de tu ser arda como un árbol de moras líquidas.


7.

Uñas de vidrio o un cuerpo que se desplaza desde tu pelo hasta los más remotos planetas por la historia secreta, despacio, muy despacio. El balbuceo toca tu lengua, tu tráquea, tu transición. El místico marcado por las pústulas de un encierro en el Convento de las Descalzas. Un mamífero afiebrado por su deseo de ser otro. En la penumbra, sientes los grilletes que te aprisionan, no podrás llegar a la otra margen. El cervatillo de plata jamás lo hará. En la madrugada, los alaridos del marqués rompen la mañana en cautiverio. Tu cuerpo desnudo es como un cristal fuerte, afiebrado y sin revés.

8.

El paso del cero al uno y del uno al cero cargado del sinsentido por tus riberas transita tu hermosura y mis ojos no lo pueden ver. Repaso el Cosmos con el pie, siento unas letras en mis sesos que se entrechocan y salen chispas, ese no poder asir es mi desesperación. Resisto en mi interior – recuerdo: el poema se vuelve una sombra en tu cabeza.


9.

Una navaja corta el poema en doce partes desiguales nada se parece a un planeta, un zapato, un tallo, una espina. Fijo la visión en el peine, habito los bajos fondos y descubro que los altos dones nos serán negados.

10.

El poema se niega a sí mismo, se transforma, se vuelve verde, líquido, savia, tampoco las palabras dicen quienes son o si has muerto en la batalla y nadie piensa en ti, los otros, ellos, los que están en tu lugar, has muerto y eres otro, he muerto y soy otro, todos estamos muertos, este mundo muerto, estos bosques muertos, esta agua muerta, estos amigos muertos, esta mujeres muertas, estos perros muertos, no quiero ser alguien distinto. El poema se niega a sí mismo: He aquí su eternidad.

11.

El poema penetra los astros, los tallos, la espina y el zapato. Las esporas sangrientas, franqueando el peso de todos los elementos, relinchan a la hora final de la historia secreta.

12.

Ah, la historia secreta, entre su cuerpo cavernoso y el poema, nada encontrarás.

* Texto intervenido Limbo para Sofía de Maurizio Medo.


Paul Guillén (Ica, 1976). Publicó los poemarios La muerte del hombre amarrillo (2004) y La transformación de los metales (2005). Realizó la antología 33 poetas del 70 (2005). Ha publicado artículos y entrevistas sobre poetas peruanos y latinoamericanos. Actualmente, forma parte del consejo editorial de El billar de Lucrecia (México) y dirige el blog, revista virtual y editorial Sol negro (
www.sol-negro.blogspot.com )

sábado, noviembre 10, 2007

TANTEANDO SINUOSO.../ LUIS LEÓN

Tanteando sinuoso se insinúa el fuego
Que como broquel hilado de seda
Veta al aire vivillo que aún queda
Del soplo que alguien hizo por juego.

¿Pero qué insinúa el fuego sinuoso
Que, en traza, como escudo brocado
baila con concierto pero remilgado
tan inútil como un trabajo moroso?

Nada de mucho y un tanto de poco
Pronuncia la primera estrofa
Que valga más allá del sonido que brilla.

¡Basta ya, que pronto me sofoco!
Y si no fuera por la segunda estrofa
Pensaría que esto se escribió en una camilla.

Luis León (Lima,1983). Ha escrito un poemario -aún inédito- titulado Absolutamente nada. Ha publicado en este blog el poema "La almenara". Colabora con la revista literaria Argonautas. E-mail: borderline_7@hotmail.com

jueves, noviembre 08, 2007


JORGE NINAPAYTA EN ITALIANO

Me llega la noticia desde Italia(http://www.libridautore.com/). El escritor peruano Jorge Ninapayta (Nasca, 1957), autor de Muñequita linda (2000) y La bella y la fiesta (2005) acaba de ser traducido al italiano. Raffaelli Editore, una prestigiosa editorial europea, ha lanzado Bambolina bella, una selección de los mejores cuentos de Muñequita linda. La traducción es de Gabriella De Fina, Master en traducción de la Escuela San Pellegrino (Misano Adriático, Italia). De Ninapayta recordamos el relato "García Márquez y yo", donde se cuenta la historia de un corrector de estilo que coloca una coma en el manuscrito de Cien años de soledad y luego cree alcanzar la fama hasta llegar a imaginarse autor de la mencionada obra. La prosa de Ninapayta fluye en italiano y significa la posibilidad de acceder a más lectores. Pienso que es tarea del Estado, en el ámbito cultural, difundir los aportes de nuestros escritores en el mundo a través de traducciones y eventos de la más variada índole. Ojalá que Bambolina bella sea un estímulo para que los autores peruanos puedan acceder a un público más amplio y así difundir lo mejor de nosotros mismos.

martes, noviembre 06, 2007


ONCE AÑOS DE UNA EXCELENTE REVISTA VIRTUAL

Se trata de Ciberayllu (
http://www.ciberayllu.org/ ) cuyo director es Domingo Martínez. Esta publicación cumple once años difundiendo cultura y pensamiento crítico; pues ha dado a conocer textos de creación, traducciones y ensayos, provista de sindéresis y sin caer en el abismo de la trivialidad. Su aporte al conocimiento de la literatura latinoamericana es inobjetable. En el último número se rinde homenaje al recordado José Watanabe. Lydia Fossa traduce "La oruga", uno de los más conocidos poemas del escritor de Laredo. La autora afirma:

Sabemos que traducir es un trabajo muy difícil. Baste decir que traducir poesía lo es aún más. Para traducir poesía se requiere de una labor de reelaboración basada en una profunda comprensión del texto original y en la reproducción de todas las asociaciones que genera y de las interlecturas posibles. Mucho de lo original se quedará siempre en él, pero gran parte de sus significados y proyecciones sí podrán pasar a la lengua meta. Como cada poema genera una atmósfera especial, única, también la traducción debe transmitirla. ¿Se ha logrado esto? ¿La poesía en castellano que sale del Perú traducida o que se traduce fuera realmente le hace justicia a sus poetas?

Pienso que el traductor es un puente entre dos culturas porque permite que un autor hable a lectores de una lengua lejana. Es decir, logra el milagro de la comunicación. El que traduce poesía también es un artista que busca transferir, con la más acendrada creatividad, el mensaje que da el poeta en su lengua original. Se trata de un oficio incomprendido en el Perú. Recordemos que el Inca Garcilaso tradujo Diálogos de amor de León Hebreo. Javier Sologuren vertió, con inusual maestría, la obra de poetas como Guillaume Apollinaire y Paul Éluard. Ricardo Silva Santisteban tradujo toda la producción de Stéphane Mallarmé, nombre imprescindible de la lírica contemporánea.

Ciberayllu rinde tributo a Watanabe ofreciendo una traducción de uno de sus poemas al inglés. Ojalá que publicaciones como esta se multipliquen en el mundo porque evidencian que el ciberespacio también puede permitir el incentivo del pensamiento crítico en el ser humano. Desde este blog le hacemos llegar a Domingo Martínez nuestra más sincera felicitación.

viernes, noviembre 02, 2007

POEMAS / RODRIGO VERDUGO PIZARRO

PRIMER ANUNCIO

Nos descarna la noche y se nos pegan todos los vuelos
Las manos han quedado abiertas para demostrar que los vientos han errado
Oyes esa harapienta vibración, si es la nuestra y es mejor ignorarla
Somos borrosos para los dioses tanto como ellos lo son para nosotros
Vamos vestidos con agujas quemadas, agotamos el primer ojo
Para qué guardar memoria,
Si solo hay viento y agua operando en el brote de los seres inviolables
Las memorias alzaron la luz como límite primitivo
Habrá veces en que nos echen fuego o niebla encima para distinguirnos
De eso que hubo entre el cielo y la copa del derrumbe.
Nadie ha descubierto nuestra cofradía, porque hablamos un idioma en clave
Entre la bruma accidentada y los lechos mancos
Llevamos atada a la espalda la quimera investida de cera.
Esta mañana se levantó el polvo, atisbo esa continuidad que se asoma al día
Un tiempo accesible del que se sale con pies de silbidos hacía las casas
Para entrar y salir de ellas, golpear las puertas mientras abren y no es nadie
Mientras vuelven a golpear y de nuevo abren y de nuevo no es nadie
Pero alguien hace cálculos, sumas y restas con esos golpes y comprueba
Que el mensajero fue cubierto por constelaciones marinas y anillos venenosos
Y llama a las líneas a advertir que las manos del cielo se basan en las retenciones.
Él con nosotros hace una sola cadena, esa sola cadena que hacemos
Con los ángeles que crecen hacia abajo en retribución a la madera
Con las ánimas genitales que marcan con óxido de zinc sus territorios en los muros
De las cavernas, ahora son distintos los umbrales, como el agua que se desengaña
Un renegado magnetismo nos enmascara, bañamos las armas en el leproso centelleo
El espacio que ocupamos dentro de la noche se vuelve niebla
Niebla que codicia la fragmentación del cuerpo.
Es mejor ignorar que nuestras raíces se abandonaron a cielos equivocados
Que al nacer interrumpimos a esas serpientes
Que son las herramientas de la tempestad
Es mejor no guardar memoria, todos vivieron bajo una lámpara culpable
Lo sumergible del mar primero fue hecho en el cielo
Miramos hacia atrás y vemos al fulgor derribar una hilera de días
Es otra la mirada como la del hombre que se mira fijamente en la mujer
Y descubre que ha convivido con el relámpago
Que encamina a la sangre hacia un camino invisible
Con la clave que castiga las piedras, para que la luz se quede a solas con la muerte.
Descubre que ha agitado pájaros y espejos para que el infierno envejezca
Descubre que ha dejado cubierto de brisas el árbol sexual que releva a la muerte
Descubre que dos temblores se quedaron para siempre frente a frente.



SEGUNDO ANUNCIO

Se conectan mangueras al cuerpo para tragar agua de mar día y noche
Y así enloquecidos partir a la guerra que hay entre derrumbes y desdoblamientos
Son de la familia del hombre que alimentaba embriones astrales con tinta
Sus ecos llevan alcohol a la estrella, convierten en piedra pómez los cruceros.
Los están urdiendo desde lejos, por eso sienten la angustia que rodea al rayo
Llevan tierra a los espejos para ver si ella es la medida de la resurrección
Están preparando un largo festejo, como vidrios que buscan una fibra oblicua
Nada pueden contra ellos ni los exorcismos marinos que ahora bajan por las ventanas
Ni esa arena invisible donde permanecen las ataduras.
Se van hiriendo y esas cicatrices van diferenciando esos enarbolados contactos
Que hay entre la luz y el aire
Nos hacen lejano el cuerpo, cercana la incógnita de la que brotan las aguas
Ponen la nube trepadora al lado del instrumento espumoso
Ahora dicen: “Enjaularemos la sangre, no sin antes preguntarle
Si cielo o mar a la huella”, es que tantos resplandores nos han sido vedados,
Desde que las puertas volaron en busca del día,
Desde que el agua tiene la muerte en alto
Refulge como nunca el hilo que detuvo al diluvio
Y ellos partieron en busca de emblemas para la tierra
La seca estrella puso cuerpos acalambrados en el camino.
Los están urdiendo desde lejos y avanzan y avanzan
Encierran fuego en las estrellas para hacer reñir a las aves
Son reclamados como esas banderas o seres sin cabeza que hacen piar la imantación
Aunque todo parezca perfecto fijo e indisoluble
Todas las tardes raspan sangre seca de pájaro por el bien de todas las estructuras.
Partieron en busca de emblemas para la tierra, de ese arraigo titilante que está en vías
De ser un internado de cisnes mortíferos donde se entra a darse esos roces enrejados
Que hay entre los espermatozoides y el anticristo
Seres turnios hacen maderos a la orilla del camino
Se ajustaron los astros a un hilo de sangre.
¿Qué harán esta noche que los estoy mirando?
Tendrán una muerte con contornos de aire o agrandaran el anillo
O conseguirán un cadalso glúteo, o solo esperaran el día, porque siempre en el día
Tendrán la edad de los árboles, y dicen: “A partir de este rayo cada herida tendrá
La edad de los árboles” por eso nosotros bebemos y nos alumbramos
Pero aguas y luces se abstienen de nuestra postrera desnudez.
Todo esto ya no esta ni siquiera en la larvada oscuridad de quien ha cerrado
Todas las puertas, y esperado que los vidrios muestren aires sucesores.
Tocamos el dolor de los animales en los abismos nuevos
Después el cielo solo reflejo nuestra afinidad con las piedras.

(De Anuncio)

Rodrigo Verdugo Pizarro (Santiago de Chile, 1977). Se inició en el taller de poesía "Isla Negra", dirigido por el poeta Edmundo Herrera. Coeditor y articulista de la revista Derrame y miembro del movimiento del mismo nombre, cursa estudios de literatura en la Universidad Andrés Bello. Su obra ha sido publicada en revistas como Aurora 55, Boletín de la fundación Pablo Neruda, Piedrazo, Gaceta literaria El Bote, As de Copas, Voces (España), Cognosco (España). Ha sido incluido en las siguientes antologías: Escritores del mundo II de Alejandra Zarhi (1995), Primer Concurso de poesía y narrativa “Andrés Bello” DAE (2002) entre otras. Ha publicado Nudos Velados (2002). Poemas suyos han sido traducidos al francés y al polaco.

jueves, noviembre 01, 2007


UN MERECIDO HOMENAJE A LA GRAN POETA PERUANA

Se trata de uno de los nombres más ilustres de la literatura peruana: Blanca Varela, quien hace unos días fue merecidamente condecorada en el Congreso de la República. La publicación de Nadie sabe mis cosas (2007), de Rocío Silva Santisteban y Mariela Dreyfus (quienes han recopilado ensayos y artículos valiosos acerca de Varela) constituye un hito en la fundación de una tradición crítica sobre la obra de nuestra más grande poeta. ¿Hasta cuándo vamos a esperar que nuestros investigadores dejen de lado el biografismo y el contenidismo, y se concentren en el análisis de los discursos poéticos?


La poesía de Varela demuestra una versatilidad temática, pues aborda la crítica de los sistemas patriarcales del poder; el regreso a la patria de la infancia; las difíciles fronteras entre sueño y vigilia; el cuerpo como un espacio que va de lo sagrado a lo profano, entre otros temas.

Comencé a leer a Varela cuando era estudiante universitario en San Marcos y siempre me sorprendió (y me cautiva aún) la difícil sencillez que emana de sus versos. Leí Ese puerto existe (1959) muchísimas veces y percibí un extraño dominio del difícil arte del verso; Varela lograba un estilo personal, distinto del de Eielson y de Sologuren. No es fácil encasillar el arte de ella dentro de moldes rígidos y preestablecidos.

Quisiera transcribir solo seis versos que pergeñó Varela con indubitable maestría:

PODERES MÁGICOS

No importa la hora ni el día
se cierran los ojos
se dan tres golpes con el
pie en el suelo
se abren los ojos
y todo sigue exactamente igual