martes, noviembre 06, 2007


ONCE AÑOS DE UNA EXCELENTE REVISTA VIRTUAL

Se trata de Ciberayllu (
http://www.ciberayllu.org/ ) cuyo director es Domingo Martínez. Esta publicación cumple once años difundiendo cultura y pensamiento crítico; pues ha dado a conocer textos de creación, traducciones y ensayos, provista de sindéresis y sin caer en el abismo de la trivialidad. Su aporte al conocimiento de la literatura latinoamericana es inobjetable. En el último número se rinde homenaje al recordado José Watanabe. Lydia Fossa traduce "La oruga", uno de los más conocidos poemas del escritor de Laredo. La autora afirma:

Sabemos que traducir es un trabajo muy difícil. Baste decir que traducir poesía lo es aún más. Para traducir poesía se requiere de una labor de reelaboración basada en una profunda comprensión del texto original y en la reproducción de todas las asociaciones que genera y de las interlecturas posibles. Mucho de lo original se quedará siempre en él, pero gran parte de sus significados y proyecciones sí podrán pasar a la lengua meta. Como cada poema genera una atmósfera especial, única, también la traducción debe transmitirla. ¿Se ha logrado esto? ¿La poesía en castellano que sale del Perú traducida o que se traduce fuera realmente le hace justicia a sus poetas?

Pienso que el traductor es un puente entre dos culturas porque permite que un autor hable a lectores de una lengua lejana. Es decir, logra el milagro de la comunicación. El que traduce poesía también es un artista que busca transferir, con la más acendrada creatividad, el mensaje que da el poeta en su lengua original. Se trata de un oficio incomprendido en el Perú. Recordemos que el Inca Garcilaso tradujo Diálogos de amor de León Hebreo. Javier Sologuren vertió, con inusual maestría, la obra de poetas como Guillaume Apollinaire y Paul Éluard. Ricardo Silva Santisteban tradujo toda la producción de Stéphane Mallarmé, nombre imprescindible de la lírica contemporánea.

Ciberayllu rinde tributo a Watanabe ofreciendo una traducción de uno de sus poemas al inglés. Ojalá que publicaciones como esta se multipliquen en el mundo porque evidencian que el ciberespacio también puede permitir el incentivo del pensamiento crítico en el ser humano. Desde este blog le hacemos llegar a Domingo Martínez nuestra más sincera felicitación.

2 comentarios:

Espléndida dijo...

Prof. Fernández:
Creo que esa incomprensión a la que Ud. alude es porque nuestra sociedad no cuenta aún con ese "soporte" que alguna vez le fue esquivo a la publicidad o tal vez a la gastronomía.
Por ahora, debemos sentirnos felices por los singulares aportes made in Peru para lograr ese contacto entre culturas.
Saludos,

Domingo Martínez dijo...

Camilo:

Muchas gracias por tu amable nota sobre Ciberayllu, que no existiría sin los trabajos que, durante once años, han enviado y envían escritores, incluyéndote, por supuesto.

Domingo Martínez
www.ciberayllu.org