lunes, enero 22, 2007


CÉSAR VALLEJO Y LA CORRECCIÓN DE LOS POEMAS

Es indudable que Vallejo corregía sus poemas de manera muy atinada. Los investigadores han dado a conocer las primeras versiones de algunos de sus poemas y allí se observa, con claridad meridiana, que el poeta de Santiago de Chuco dominaba plenamente el noble oficio de la corrección. "Masa" tiene dos versiones conocidas. En la primera, el poeta había escrito:

Al fin de la batalla,
y muerto el individuo, vino hacia él un hombre
y le dijo: "No mueras; te amo tanto!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Luego en la segunda y definitiva versión, leemos:

Al fin de la batalla,
y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre
y le dijo: "No mueras; te amo tanto!"
Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Es decir, el "individuo" se convirtió en el "combatiente". Gran acierto porque el primer término parece aludir a los derechos del individuo y posee una acepción cuasi jurídica; en cambio, la palabra "combatiente" se enmarca en el contexto de la Guerra Civil Española. Vallejo, por eso, maneja con gran precisión la forma artística. Quizá si no hubiera sido tan acertado con el asunto de las correcciones, el poema "Masa" habría caído en el abismo del olvido y hoy no hablaríamos de ese texto, sino de otras obras o autores. ¿Cómo olvidar el trabajo de orfebre que realiza todo escritor? ¿Cómo reducir un poema a un simple documento sociológico dejando de lado el trabajo de relojería con el lenguaje?

2 comentarios:

Camilo Fernández Cozman dijo...

Indudablemente, debemos recordar que la primera versión del poema "Los heraldos negros" es francamente defectuosa, pero Vallejo siguió corrigiendo el poema hasta llegar hasta la lograda versión final del poema.

Anónimo dijo...

ESTIMADO CAMILO,
ESTOY INETERESADO EN QUE PUEDA REVISAR UN (1)POEMA PERSONAL QUE HICE.SABIENO SU DISPONIBILIDAD Y HONORARIOS.
MI CORREO ES:
ivanmarquez1@yahoo.com